jueves, 2 de julio de 2009

Asesina..


Cerró la casa y apagó las luces, se sentó en la escarpa y encendió un cigarro..
¡¡ Carajo!!
Hacía meses que no fumaba y sin embargo era lo único que se le ocurrió hacer, dio tres besos profundos a ese filtro hasta sentir que todo se llenaba de humo, así la visión interna haría justicia a la externa.
Corrieron dos lágrimas que duraron lo justo para encontrarse con su escote, ahí se hicieron rastro seco bebido por la piel..
¡¡Carajo!!
Hacía mas de un mes que no lloraba así, hacía más de un siglo que las armas se ponían de frente para cantar a modo de epitafio la muerte de una parte de sí misma y ella corría en sentido inverso, buscando el orificio con letrero de “excepción” negándose a morir al matar..

Pero hasta los corazones más grandes han de perderse entre los tiempos sin vigencia, y terminan por sofocarse entre la infinitud de los silencios .. muriendo con gritos que carecen de voz aún cuando son graves y agudos a la vez..
Apuntó al nombre que vistió de octubres las lunas que no llegaron a mirar, se disparó a si misma, porque uno nunca vuelve a ser el mismo después de matar y morir.
El impacto la dejó tendida

Sonrió..

¡¡Carajo!!
Hacía mas de un milenio que no sonreía así, no todas las despedidas son tristes, incluso las que no se pronuncian tienen algo de anunciadas, regresó al café donde una tarde esperó, pronunció dos frases

Sabina rezó: cerrado por derribo
Chabela lloró: y este dolor profundo
Y ella?

Sacó un cigarro nuevo, y apuntó en su libreta de entradas y salidas al lado del divorcio y los amantes la nota más reciente por el asesinato

Por fortuna aún tengo las piernas – se dijo para sí..

Alexa;)



5 comentarios:

Paul dijo...

Por fortuna...

tengo todavía los dedos de cada mano para escribirte...

¡¡carajo!!!

(y miro hacía abajo a ver si sigue ahí)

Ale...dale dos besos a Exa. De los míos otro para tí. Me ha despertado tu prosa, algo que poco prodigas, pero que admiro.

Besos, a las dos.

Torment@ dijo...

no tengo palabras...me dejaste muda...
besos

..........El Armador de Sonetos. dijo...

Socia:

No te conocía de cuentista..
digo, por escribir cuentos..
Hacía mucho que no pasaba a saludarte,
y dije, hoy me tomo mi cafecito
con la socia.. No importa que no sea
del Starbucks..

Saludos cordiales.

Turkesa dijo...

¡Hola, Alexa! Tanto tiempo...

Me ha dejado boquiabierta esta prosa; es estremecedora, me ha bajoneado, llegado a las tripas y subido como un sordo dolor imparable hacia la garganta. Es... no sé... la fiereza del dolor que sin embargo, no puede evitar la ternura final.

No pensé que podías escribir mejor de lo que ya lo hacías, porque ya era una maravilla tu poesía. Pero es evidente que el genio no tiene límites.

Sinceramente, me alegro de encontrarte (ya he encontrado a Vivian un rato antes) Pero si bien vine por el reencuentro, estas letras interrumpen todo viaje, enmudecen toda clase de naturaleza... Es como si el planeta se detuviera en un intenso paréntesis de dolor y de angustia, como un Viernes Santo a las tres de la tarde. No se me ocurre otro ejemplo más feliz para describir lo que transmite este texto.

Te felicito.

Pd: ahora mismo, ya no estoy como antes de leerte, sino más pensativa y para adentro; no obstante hago el esfuerzo y te repito lo que le dije a Viv: te agrego a mi blog sin obligación de correspondencia (mañana paso a ver... jaja)

Y te dejo un enlace abajote, no por ponerte en la obligación de postear; de veras, tú sabes que no es eso, pero me ha conmovido ver allí a Vivian y a Paul. Mientras voy por Milena. No las he olvidado. La verdad, la primera época de BV es un recuerdo gratificante y hermoso, con prescindencia de los exilios posteriores.

http://www.expresamenteturkesa.com/2009/07/transparencias.html

Te mando un abrazo grande y un besote.

ANGEL VIRGILIO dijo...

Querida Alexa, me devolví del camino a través del mouse. La conciencia me reclamo ser egoísta, ¿Cómo es posible que salga de tu blog después de nutrirme con letras tan bellas y no decirte nada? Seria acaso como quien después de una grata visita disfruta del bocado amorosamente preparado y se despide de la mesa sin pronunciar una palabra. No puedo negar que muchas veces ya lo he hecho ante la costumbre de saber que tu poesía es de altura y que no es necesario recalcártelo, pero lo cierto es que no te conocía en esta otra faceta como escritora que pone a respirar profundo en prosa y eso no me puedo perdonar dejarlo al silencio. Un abrazote fuerte adorada amiga y que esa pluma prodigiosa no descanse en seguir plasmando todos los detalles inimaginables que pasen por tu mente.